TEORIA DEL NO SE PUEDE







NO PUEDORRRR (Chiquito de la calzada) – Es posible que con esta entrada me salga un poco del tono del resto del blog, pero como el dominio lo tengo pagado y, en general, hago lo que me da la gana, pues lo escribo, aunque creo que me va a quedar largo, y que sea lo que Dios quiera (este “Dios” va dedicado, que hacía mucho que no lo nombraba).

El otro día me llamó un primo mío y me dijo que había dejado el trabajo porque no le hacía feliz. Trabajaba en unos grandes almacenes de los que no voy a decir el nombre pero que tienen que ver con tijeras y con el idioma de Shakespeare. Me dijo que tenía varios proyectos en mente y que iba a intentar “montarse por su cuenta”.




Mi primera reacción fue decirle “¡Ole tus genitales masculinos!” y lo siguiente fue que me parecía muy bien, que había tomado la decisión acertada si era lo que quería, lo que sentía que debía hacer y que, si necesitaba ayuda para algo, que me lo dijera sin dudar.




Me comentó que mucha gente le había dicho que si estaba loco… Que con la crisis que había y teniendo un trabajo fijo cómo se le ocurría dejarlo… Que si le iba a salir mal… Que lo pensara bien, que se iba a arrepentir…

Yo iba conduciendo y no podía hablar más, así que quedamos para hablar en otro momento. Pero mientras me dirigía a mi destino estuve pensando en todo esto y tengo una teoría acerca de las personas que siempre ponen pegas a las cosas…

La teoría es que “LAS PERSONAS QUE SIEMPRE DICEN QUE NO SE PUEDE, ESTÁN REFLEJANDO SUS PROPIOS MIEDOS Y TEMEN QUEDAR EN EVIDENCIA ANTE ELLOS MISMOS POR NO ATREVERSE A TOMAR CIERTAS DECISIONES (MENOS LOS PADRES)”.

Creo que hay una palabra que define lo que les pasa a estas personas en sus vidas: NADA. Y es triste. Hoy mismo le he comentado a un compañero de trabajo que iba a montar una empresa. Su respuesta, sin preguntar nada más y sin tener ni idea de qué le estaba hablando exactamente, ha sido: “Ya hay empresas que se dedican a eso” a lo que le he contestado: “Sí, también hay bares, y unos se llenan y otros se arruinan y cierran”.

Muchas veces, cuando recibimos estos inputs negativos, nos auto-saboteamos y pensamos que nuestra idea o nuestra decisión no es acertada. En definitiva, comenzamos a asimilar los miedos de otros. Por eso Albert Einstein dijo una vez que los que dicen que es imposible no deberían molestar a los que lo están haciendo.




Casualmente hoy también he hablado con una amiga que ha decidido estudiar un máster. Para ello se le plantean dos posibilidades, quedarse en su tierra, cerca de la familia, o irse a Murcia… Cuando les dijo a sus padres que había pensado irse a Murcia, el cabreo fue monumental, casi han dejado de hablarse. Ella lo está pasando muy mal, porque, como diría Al Pacino: “La familia es la familia…”, pero como exponía en el enunciado de la teoría, en el caso de los padres se da una excepción. Sabina lo expresaría así: Desconfía de quien te diga: “Ten cuidado”, sólo espera que no escapes de su lado.

Y es que los padres quieren tener a sus polluelos cerca y siempre buscan la opción más segura para sus hijos, no la que más les conviene, es humano y es un signo de amor. Pero es necesario que nos demos cuenta de que tenemos que hacer lo que sentimos que tenemos que hacer y, si mi amiga se queda en su tierra, que sea porque realmente quiere hacerlo. Los padres son padres y los hijos somos hijos, así que, por enfados provocados por este tipo de cuestiones, las aguas volverán a su cauce y el amor paternofilial (siempre quise escribir esa palabra) prevalecerá sin duda.




Siempre que hagas lo que realmente sientas que quieres hacer, habrás acertado. Mahatma Gandhi dijo: No escuches a los amigos cuando el amigo interior dice: ¡Haz esto!

Y, para rebajar el tono del post, un chistecito que define a muchos seres humanos:

¿Qué opina de la soledad?
Yo, no es por criticar, pero esa es una guarra.

Para terminar, aunque tendría mucho más que decir, os dejo un pensamiento que aparecerá en la contraportada del libro que estoy terminando de escribir: “Cuando uno está inspirado por una gran finalidad, un proyecto extraordinario, todos los pensamientos se liberan, la mente trasciende las limitaciones, la conciencia se expande en todas direcciones y uno se encuentra en un mundo nuevo, grandioso y maravilloso. Se avivan las energías, facultades y talentos latentes y se descubre que se es una persona muy superior a lo que jamás se ha soñado ser.” Patañjali.




12 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies