TEORÍA DEL CIGARRO DE LA SOSPECHA




LA POLICÍA NO ES TONTA – El otro día me pararon por primera vez en un control rutinario de la policía de esos que te hacen bajar del coche y te registran hasta debajo de las alfombrillas… Con la carita de inocente que tengo yo, me estuve preguntando el motivo de ese registro y el caso es que tengo una teoría de porqué me eligieron a mi.

La teoría es que “LA POLICÍA HA RECIBIDO UN CURSILLO DE PSICOLOGÍA Y, SI TE ENCIENDES UN CIGARRO CUANDO LES VES, ERES SUPER SOSPECHOSO”.

Esta teoría es un “Ponendo Pones”, que estudiábamos en filosofía, la condición no es necesaria, pero sí es suficiente, es decir, te pueden parar aunque no fumes, pero si te ven encenderte el cigarro, te paran seguro.

Lo vieron en 1º de psicocriminalística y como fue lo primero que estudiaron, pues se les ha quedado ahí a fuego… aunque si veis la foto de arriba, la verdad es que cara de sospechosa cuando fuman si que tienen algunas…

Y es que ellos piensan que te has puesto nervioso al verlos, por lo que tienes algo que esconder. Y la verdad es que yo sí que tenía cosas que esconder…




Llevo el maletero que parece un trastero, dos pares de patines en línea (unos de una amiga a la que le doy clases y que tiene un piso pequeño), la raqueta de pádel, las pelotas (de pádel también), ropa de deporte en una mochila, ropa de deporte fuera de la mochila, un extintor, un botiquín, dos chaquetas y un jersey (qué frío hace a veces), líquido para el limpia parabrisas, una máquina de hacer perritos (no preguntéis)… Me enciendo un cigarro y sigo…

…un estabilizador de cámara casero hecho con unas tuberías y una pesa de gimnasio (para verlo), las cadenas por si nieva (que uno no sabe cuando le va a surgir un viaje a los Alpes), un rollo de papel higiénico de color negro que lleva ahí unos 4 años (pero que uno nunca sabe cuándo va a necesitar), la pinzas para la batería, el gato, la rueda de repuesto, etc, etc… y me pregunta que si tengo algo que esconder… joder, si me deja un hueco en el coche patrulla le apaño un zulo…

Total que después de abrir el maletero y ver el panorama, al hombre sólo se le ocurrió decirme: ¿haces mucho deporte, no?

Así que ya sabéis, yo me encendí el cigarro porque no les ví y por eso me pararon, pero si no queréis que os paren, haced lo que hacía yo: aguantarles la mirada, como en los pubs… Yo creo que es que piensan que quiero ligar con ellos y ni se les ocurre pararme…

Pero ojo, si estás de buen ver, ten cuidado que lo mismo te paran y te piden hasta el teléfono…




9 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies