TEORÍA DE ¡AY CARMELA!




¡AY CARMELA! – LA INTERPRETACIÓN. – Los que me conocen saben que Sabina no es un cantante, es EL CANTANTE. Sin tener voz para esto ha llegado a donde está gracias a letras como la que analizo a continuación.

Sabina no escribe un solo verso gratuito, todos tienen su explicación.

Tengo muchas teorías de las canciones de Sabina y he decidido empezar por esta, de su último disco, “Tiramisú de Limón”. Cómo será que le he creado hasta una categoría…

Os pongo en el lado de la izquierda la letra de la canción y, a la derecha, la interpretación.
 

¡AY CARMELA!

Ay Carmela, me duelen tus ojos Sabina ve a Carmela con la mirada perdida, los ojos muy tristes, yo interpreto que incluso con resignación y desesperanza.
sembrando rastrojos
canela en la nieve.
Ella se tiñe las canas (nieve) y va dejando las mechas de color canela en su pelo (sembrando rastrojos canela).
Como dos carabelas, Las mechas hacen ondulaciones por su pelo similares al rastro que dejan los barcos (las carabelas) al navegar por el agua del mar.
tan pintas, tan niñas, tan leves. Este verso indica que con esta acción ella quiere ser más guapa (tan pintas), más joven (tan niñas) pero el resto no acompaña tanto. Por eso esta acción produce un resultado leve (tan leves), es decir, parece más joven, pero no demasiado.



Minifalda Viste con atuendo de joven.
con bici a la espalda Tiene hijos.
y nariz indiscreta,
poco más que decir…
Nariz indiscreta puede hacer referencia a varias cosas. En el caso de Sabina, la nariz suele tener que ver con la cocaína… ahí lo dejo.
Urgen sobrevivir Necesita sacar adelante a sus hijos.
te mereces un novio poeta ¿Él mismo?
No me pidas que muera por ti No quiere una relación con ella.



lo que queda de mí se subasta a la mejor postora como un parco botín en el barco ruin de la aurora. Sabina, si no consigue a Carmela antes del amanecer (aurora), se irá con la que considere mejor de las posibilidades que tenga (se subasta a la mejor postora), aunque eso sea rastrero (barco ruin). Además, considera que está mayor (lo que queda de mí) y que el hecho de ser Sabina es lo que se llevará como “premio” la que acabe con él (como un parco botín).
No me obligues a hacerte la ola No me obligues a rogarte o contemplarte para conseguir lo que quiero.
sigue sola tu camino Si quieres vete, pero estarás sola.



al fin y al cabo ni sé ni sabo
cuánto nos cobra el destino.
Aprovecha ahora porque no sabes si el destino te va a dar otra oportunidad ni si él encontrará a otra mejor.
En los bares del foro En los bares de Madrid (foro = Madrid para los de fuera de Madrid).
rompías el guión
de una peli con final feliz.
Carmela se negaba a irse con Sabina.
No había rubia en el coro
más loro ni más Norma Jeane.
No había rubia en la multitud (coro) que rodea a Sabina siempre y que, por como lo dice, parece que le cansa un poco y que están ahí por ser Sabina quien es. No había nadie que le siguiera tanto la corriente, que le diera más la razón, que le hiciera más la pelota (más loro) ni más Marilyn Monroe (Norma Jeane). Entiendo que esta comparación es porque Carmela es una mujer atractiva pero, a la vez, tremendamente infeliz e inestable.
Y después de la feria y el cole,
la histeria y el miedo;
si te da por contar
hombros donde llorar
va a sobrarte una mano y seis dedos.
Sabina trata de convencerla “desamparándola” como dice más adelante, describiendo su relación anterior, y le dice que después del noviazgo (feria) y los hijos (cole), después de las broncas con el marido (histeria) y después del desamparo y el abandono de su marido (miedo), si mira a su alrededor se dará cuenta de que está sola (va a sobrarte una mano y seis dedos).



No me canso de hablarte
aunque pronto mi voz
suene a grano de arroz repetido
y desampararte es jugar
a los fuegos de azar del olvido.
Sabina sigue intentando convencerla (No me canso de hablarte) y piensa que, si sigue así, ella se cansará de escuchar lo mismo que ya ha escuchado tantas veces de otros hombres que quieren algo de ella y él está cansado porque lo ha dicho muchas veces a muchas mujeres (aunque pronto mi voz suene a grano de arroz repetido). Además, como intenta convencerla haciéndola pensar que no hay esperanza (y desampararte), que aproveche el momento porque no sabe cuándo se va a volver a repetir, se está jugando que Carmela se largue y pase de él para siempre (a los fuegos de azar del olvido).
Nada amanece, todo envejece,
plancha tu velo de tul.
Tal vez mañana a tu ventana
llame otro príncipe azul.
Aquí Sabina vuelve a jugar con la desesperanza. Tú verás Carmela, pero te vas haciendo cada vez mayor (nada amanece, todo envejece), sigue con esa ilusión del amor de tu vida que dará la vida por ti, que se casará contigo (plancha tu velo de tul) y, con ironía, le dice que tranquila, que siga soñando, que seguro que el amor sincero entrará por su ventana (tal vez mañana a tu ventana), como entró el padre de sus hijos, que ya no está con ella (otro príncipe azul).
Y no sé de qué modo
dejar de adorarte sin duelo
entre nunca y quién sabe.
Sabina no sabe cómo dejar de desear a Carmela sin sufrir (sin duelo) sabiendo que ella no quiere acostarse con él (entre nunca), aunque no es categórica y no lo deja del todo claro (quién sabe).
Cuando quemes tus naves
no me pierdas las llaves del cielo.
Cuando cambies de actitud, mandes todo a la mierda y decidas aprovechar las oportunidades que se te presentan con los hombres (cuando quemes tus naves), avísame que estaré encantado de ser ese hombre (no me pierdas las llaves del cielo).


Y cómo sólo el mismísimo Sabina sería el único que podría echar por tierra mi interpretación y no creo que se pase por aquí, mi teoría, como siempre, es completamente válida…




9 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies